Clínica terapéutica privada y de desintoxicación para las adicciones y la patología dual | 977 809 523 | 617 200 882 (24h)

llámanos las

24 horas al

617 200 882

4 efectos del alcohol sobre el cerebro

Los efectos del alcohol sobre el cerebro pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud.

El cerebro es quizás el órgano más sensible del cuerpo humano. Por su complejidad y capacidad para procesar un volumen tan extenso de información, se ve afectado enormemente ante cualquier tipo de suceso por pequeño que sea. Cuando una persona bebe alcohol, la sustancia altera sus funciones impidiéndole actuar con normalidad. Hoy te explicamos 4 de los efectos del alcohol sobre el cerebro.

El cerebro es el órgano encargado ce coordinar todas las acciones que afectan a la mente y al organismo, y cómo estos reaccionan al entorno. Por ello, debe trabajar siempre bajo circunstancias normales para poder funcionar correctamente. Cuando alguien toma alcohol u otra sustancia tóxica, lo que está haciendo es alterar su mecanismo habitual para relacionarse con el resto de órganos. Con este fin, la persona pretende sentir los efectos nocivos de la droga para sentir un placer que no puede experimentar de otra forma.

Las consecuencias del alcohol sobre el cerebro dependen en mayor o menor medida de la tolerancia que dispone cada individuo para procesar los efectos de la bebida. Sin embargo, existen algunos síntomas habituales que se manifiestan cuando se empieza a beber demasiado o a sobrepasar ese límite que marca el organismo. Un consumo tanto ocasional como recurrente es perjudicial para la salud. Y sin un consumo responsable puede llegar a desarrollar deterioros muy graves que afecten sobre el cuerpo y el cerebro. Si no se toman las precauciones necesarias, las consecuencias pueden ser crónicas o irreversibles.

Efectos del alcohol sobre el cerebro a corto plazo

Las consecuencias del alcohol a corto plazo son las primeras que se manifiestan al consumir dicha sustancia. Estos síntomas son los que se identifican habitualmente con lo que se llama una “borrachera”. No obstante, en función de la condición de cada persona los daños pueden ser más o menos graves e ir hasta un paso más allá.

Cambios emocionales

El primer afectado al beber alcohol es la química cerebral. Beber demasiado afecta a la red de conexión neuronal para transportar la información. Con lo que después de tomar una copa de más, el cerebro no puede procesar correctamente todos los datos. En consecuencia, este efecto se traslada principalmente a la psicología de la persona, y posteriormente, a su comportamiento.

El adicto al alcohol experimenta nuevos pensamientos y emociones más fuertes debido al factor inhibidor de la bebida. Por ejemplo, extroversión, ansiedad, depresión, tristeza o agresividad.

Lagunas de memoria

Otro de los efectos del alcohol sobre el cerebro son los lapsus de memoria. Esta sustancia nociva impide que las neuronas puedan conectarse correctamente entre ellas para transportar el flujo de información. Con lo que se producen alteraciones en la red cerebral y no todos los datos pueden procesarse. En consecuencia, el bebedor de alcohol sufre pequeñas pérdidas de memoria ocasionales.

Pérdida del conocimiento

Es un fenómeno habitual que las personas que beben frecuentemente o aquellas que toman alcohol muy rápidamente puedan llegar a perder el conocimiento. Su alto consumo de forma frenética incrementa el nivel de esta droga en la sangre entorpeciendo el sistema circulatorio. En consecuencia, se producen mareos, desfallecimientos y hasta pérdidas temporales del conocimiento.

Cambios de humor bruscos

El córtex prefrontal del cerebro es el encargado de realizar las acciones que marcan la personalidad del individuo. Cuando un bebedor de alcohol toma demasiado, su funcionamiento queda intervenido y no puede desarrollar sus tareas de la forma adecuada. Este hecho se traduce en una conducta impulsiva que sería improbable de manifestarse de forma sobria.

Esta impulsividad también depende del carácter y la predisposición de la persona. De modo que tanto los pensamientos como las emociones se magnifican. Así, una persona que normalmente tiene un comportamiento agresivo, puede llegar a adoptar una conducta aún más agresiva de lo habitual. En el caso opuesto, alguien con un temperamento más calmado, tiende a convertirse en una persona más amable cuando bebe alcohol.

CCAdicciones es un centro de rehabilitación del alcohol que puede apoyarte con tu problema de adicción. Contacta con nuestra ayuda profesional y te informaremos adecuadamente.

Con CC Adicciones se puede salir.

Dar el primer paso es sencillo. Nosotros te ayudamos a dar el resto.

Contacta
X

Déjanos tu teléfono o email para contactarte.






    Sí, acepto la política de privacidad de esta web.