Clinca terapéutica privada y de desintoxicación para las adicciones y la patologia dual | 977 809 523 | 617 200 882 (24h)

llámanos las

24 horas al

617 200 882

Cómo ve un exadicto su proceso de recuperación: la historia de Raul Balam Ruscalleda

cocina

No es fácil conseguir que un exadicto que ha superado su infierno hable de la experiencia del tratamiento de la adicción, desarrollar una adicción a las drogas es una de las peores situaciones que puede vivir una persona. Los hábitos saludables más elementales se abandonan gradualmente y se instala una barrera de incomprensión que aísla de amigos y familiares, el adicto se siente solo e incomprendido. Muchas veces, avergonzado. Llega el punto en que la adicción controla la vida y la persona que era desaparece. La experiencia de personas que se han recuperado es que se necesita dar un vuelco a la situación, que ya no pueden más aunque quieran porque su voluntad está sometida a los cambios que la conducta adictiva ha ido produciendo. A veces, con la intervención de familiares, amigos  y profesionales, se da con la opción que funciona: contactar con un centro de desintoxicación y rehabilitación de adicciones para que ayuden a determinar como salir de una situación absolutamente autodestructiva.

Tenemos el testimonio en primera persona de uno de esos casos, el de Raül Balam Ruscalleda, cocinero con dos estrellas Michelin, y exadicto. Por su valor y lo que aporta a todos los implicados en los procesos de desintoxicación y recuperación de adicciones, lo recogemos aquí. En una entrevista realizada en la emisora RAC1, explica cómo fue su proceso de curación y el antes y el después del tratamiento, más abajo teneis el podcast original de la entrevista (en catalán).

 

El camino hacia el abismo

 

Raül Balam Ruscalleda es el chef del restaurante Moments, en el Hotel Mandarin Oriental de Barcelona, y tiene dos estrellas Michelin. Tiene 44 años, pero dice que volvió a nacer el 5 de marzo de 2013, día en el que ingresó en un centro de tratamiento de adicciones. Gracias a ello, dejó el alcohol, la cocaína y todas las sustancias a las que era adicto. Raül es un reflejo de las experiencias que viven muchas personas que han tenido una adicción. Desde que el consumo poco a poco va haciéndose con el control absoluto del individuo, hasta que la situación se vuelve insostenible y llega el día en el que, gracias al consejo del médico de cabecera, determina que la salida es ingresar en un centro especializado en el tratamiento de adicciones.

En la entrevista, Raül cuenta cómo su consumo ocasional de alcohol fue aumentando hasta el punto de levantarse por la mañana y no recordar porqué el cubo de la basura estaba tan lleno de latas de cerveza. Como en muchos otros casos apareció el policonsumo, su adicción le empujó a consumir alcohol y cocaína . Según él, el consumo de drogas no es más propio de algunas personas que otras en función de sus experiencias vividas o por situaciones vitales desfavorables:

“Da igual si eres cocinero, periodista o basurero. La drogodependencia no entiende de estatus sociales”

Raül era consciente de que tenia un problema e incluso a menudo se decía que ya no iba a consumir más. Pero no era capaz de lograrlo y su fase de abstemia apenas duraba un día. Tuvo depresión y dejó el trabajo. Incluso empezó a tener ataques de paranoia pensando que lo estaban vigilaban o temiendo que alguien entrara por la puerta de su casa. Ante la pregunta de si el hecho de consumir drogas le hacía sentir mejor delante los demás, Raül reconoce su triste realidad:

“Era todo falso, una imagen que tenía dentro de mi cabeza. Desde fuera se me veía de una manera totalmente diferente”

“¿Glamur? Con la droga acabas solo, sucio y tocando fondo”

 

El día en que cambió su vida

 

El punto de inflexión llegó en marzo de 2013. Ese día, la familia de Raül, consciente de que tenía un problema muy grave, se presentó en su casa para convencerlo de poner fin a su situación. Juntos fueron primero a ver a su médico de cabecera quien, después de escuchar su caso, se dio cuenta de la necesidad de poner a Raül en manos de expertos y les dijo que la solución era ingresar cuanto antes en un centro de tratamiento de adicciones. Esa misma noche, Raül durmió en el centro.

Raül explica que ahora es consciente de que ese día  ingresó con una adicción muy fuerte y una mochila cargada de problemas por culpa de la enfermedad. Como dice,

“Dejar las drogas no fue lo más difícil. Lo más difícil es cambiar de hábitos. Todo mi entorno y mis actos giraban en torno a las drogas. Vivía en un caos y tuve que aprender a cómo tratarme a mi mismo, a mi familia, todo.”

Y recuerda cómo le costó este proceso al principio:

“Es grave que un cocinero con dos estrellas Michelin vaya a un restaurante y no aprecie la comida porque sólo está pendiente de la botella, de si está vacía y debe pedir otra. Así fue hasta hace cinco años.”

Hacer un tratamiento para desintoxicarse de las drogas no es un proceso rápido. En el caso de Raül, pasó los primeros tres meses ingresado en el centro. Después, estuvo un año más compartiendo piso con compañeros que estaban siguiendo el mismo proceso. Más de siete años después de empezar su tratamiento, Raül está plenamente recuperado y ha retomado el control sobre su vida. Aún así, es consciente de que la adicción es algo que lo acompañará para siempre:

“Yo seguiré siendo adicto toda mi vida. Pero mientras no tenga contacto con las sustancias psicoactivas todo irá bien. Es fuerte decirlo, pero sólo dejaré de ser adicto el día en el que me muera.”

 

Hay esperanza

 

La historia de Raül es tan sólo uno de los muchos ejemplos de personas que han caído en la adicción y han podido recuperarse. Porque es posible volver a llevar una vida normal. En el caso de Raül, todavía sigue en contacto con su grupo de terapia y, a veces, cuando tiene un mal día y el alcohol aparece en su cabeza, llama a algún excompañero para explicárselo y apoyarse mutuamente. Su experiencia puede servir de ejemplo para aquellos que todavía no han dado el paso. Como bien dice,

“Mis padres han recuperado un hijo.”

Y él ha recuperado el poder vivir día a día sin ser esclavo de alcohol o cocaína, vivir tomando sus decisiones.

En CCAdicciones hemos conocido miles de historias como la de Raül y saber que hay salida nos da fuerza para seguir trabajando en este mundo tan complejo. Ponte en contacto con nosotros si crees que tu o alguien a quien quieres necesitas ayuda para volver a recuperar el control sobre tu vida.

 

———————————————————————————-

Podcast original de la entrevista en RAC1 9 – 11 – 2020 (catalán)

Con CC Adicciones se puede salir.

Dar el primer paso es sencillo. Nosotros te ayudamos a dar el resto.

Contacta
X

Déjanos tu teléfono o email y te contactamos






Si, acepto la política de privacidad de este web.