Desintoxicación de la cocaína

LA ADICCIÓN A LA COCAÍNA

La adicción a la cocaína y su consumo se asocia a una falsa sensación de seguridad, de tener gran energía, poder y autoconfianza. Sin embargo, la ausencia de esta droga acaba generando ansiedad y, con el tiempo, la necesidad de consumirla; es decir, se genera adicción.

¿CÓMO DEJAR LA COCAÍNA?

Cada vez existe mayor demanda para realizar tratamientos para la cocaína y para la deshabituación de esta droga. En caso de querer dejar la cocaína, es importante acudir a los profesionales adecuados. La desintoxicación de la cocaína requiere de supervisión médica y debe hacerse siguiendo el tratamiento adecuado; de lo contrario, el paciente sufrirá un síndrome de abstinencia grave, con nauseas, vómitos, ansiedad y taquicardia.

TRATAMIENTO PARA LA COCAÍNA

Los consumidores de cocaína que deciden seguir un tratamiento para dejar esta sustancia pueden volver a tener el control de su vida. En CCAdicciones, la primera visita es gratuita y con la información de esa visita el equipo médico valora y aconseja sobre el tipo de tratamiento para la cocaína que debe seguir el paciente. En CC Adicciones el tratamiento está libre de cualquier sustancia tóxica; el objetivo final es tener una vida sin dependencia alguna.

Comportamientos como los cambios repentinos de humor o la irritabilidad sin justificación pueden ser algunos síntomas de la cocaína a nivel psicológico. Cuando la persona ha consumido recientemente, experimenta una sensación de seguridad o un incremento del apetito sexual, que puede acabar derivando en depresión o pérdida del deseo sexual cuando el nivel de cocaína en sangre desciende.

A nivel físico, también pueden observarse síntomas como pérdida de peso, palidez de la piel, disfunción sexual, rinitis crónica o congestión generales del sistema respiratorio.

Esta droga actúa directamente sobre el sistema nervioso central y periférico, y produce una fuerte dependencia física y psicológica. Los efectos de la cocaína son inmediatos, ya que tarda solo 8 segundos en llegar al cerebro y los efectos máximos se generan al cabo de 30 segundos. Más tarde, el individuo siente una gran ansiedad y necesita consumir otra dosis.

Así es como se desencadena la adicción a la cocaína, que provoca problemas cardiovasculares, alteraciones neurológicas y otros trastornos psicopatológicos. A parte de aumentar el riesgo de ictus en adultos, la cocaína acelera el corazón y puede acabar generando infarto de miocardio. Además, cuando el consumo de cocaína se realiza por vía intravenosa, se está expuesto a enfermedades como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la hepatitis.

A pesar de sus graves consecuencias, el consumo de cocaína en España es el segundo más elevado del mundo y el primero a nivel europeo.

Contacto

Nombre completo*

Teléfono

E-mail *

Ciudad

Mensaje

He leído y acepto las condiciones de la LOPD

2017-02-23T17:59:31+00:00