LA ADICCIÓN AL ALCOHOL

El alcohol es una droga que pertenece a las denominadas psicoactivas depresoras, ya que es capaz de alterar la actividad normal de la personas y, al mismo tiempo, retardar el funcionamiento del sistema nervioso central. El alcoholismo supone un grave peligro, pues el alcohol es la droga legal más consumida en el mundo y está totalmente aceptado como un acompañante en las actividades sociales.

Aparentemente, el consumo de alcohol provoca diversión y es una forma inocua de evasión pero la ausencia de la dosis diaria acaba provocando ansiedad. Es así como se genera la adicción al alcohol.

¿CÓMO DEJAR DE BEBER ALCOHOL?

La desintoxicación del alcohol debe realizarse de forma adecuada. Ayudar a un alcohólico implica convencerlo de la importancia de acudir a profesionales. Abandonar la bebida de forma drástica y sin el soporte adecuado puede conducir a que el alcohólico sufra un síndrome de abstinencia que provoque temblores, sudoración, taquicardia y ansiedad. Es por tanto necesario realizar un tratamiento con supervisión médica que le permita dejar de beber.

El tratamiento del alcoholismo que realiza CC Adicciones tiene como principal objetivo devolver al paciente el control de su vida, en un entorno que le de soporte para dejar la bebida.

La primera visita es gratuita y es la base para que el equipo médico estime y asesore sobre el tipo de tratamiento de desintoxicación del alcohol más adecuado.

Los consumidores de alcohol muestran a nivel psicológico inestabilidad emocional, desinhibición, sensación de euforia y se aprecia también descoordinación motora. Los efectos del alcohol sin embargo, debido al arraigo cultural que tiene esta sustancia, no se perciben con el grado real de peligrosidad.

El alcoholismo provoca daños en prácticamente todos los sistemas del cuerpo humano y, por este motivo, se debe ser consciente de los peligros que conlleva. Es importante conocer el grado de consumo del alcohólico para saber si la adicción al alcohol está en una fase inicial o avanzada. Las consecuencias médicas más frecuentes son la fibrosis hepática, la cirrosis o la hipertensión arterial.

También son consecuencias del alcoholismo la separación del alcohólico de su entorno familiar y/o laboral y, con el tiempo, la destrucción del núcleo social y personal de la persona. Además, suele actuar como puerta de entrada al consumo de otras drogas, y conlleva riesgos cancerígenos que a menudo no se tienen en cuenta.


Contacto

Nombre completo*

Teléfono

E-mail *

Ciudad

Mensaje

He leído y acepto las condiciones de la LOPD