Saltear al contenido principal
Clínica terapéutica privada y de desintoxicación para las adicciones y la patología dual con Registro Sanitario H 43606232 977 809 523 617 200 882 (24h)
Dejar La Adicción A Las Drogas Es Un Paso Muy Difícil Pero Fundamental Para Rehabilitarse.

Para una persona que ha empezado a consumir drogas regularmente o que ha estado fomentando un comportamiento nocivo sobre si misma, puede resultar difícil comprender su situación real. Aceptar que se padece de dependencia hacia alguna sustancia o actividad siempre es un golpe muy duro para la conciencia, independientemente de los motivos que condujeron a ella. Por lo que es habitual que, cuando los demás se dan cuenta de su realidad, ésta decida mentir al resto de personas y autoengañarse a si misma. Sin embargo, el papel de la familia es crucial para la recuperación del enfermo. Por esta razón, no deben desistir de sus esfuerzos por convencerle de que sufre un trastorno adictivo, y deben enfocarse en ayudarle a dejar la adicción. Para los casos más complejos, la solución más efectiva es hablarle al adicto poco a poco sobre la posibilidad de ingresar en un centro de desintoxicación donde pueda iniciar un tratamiento de rehabilitación. Hoy te contamos cómo identificar las situaciones de riesgo que se producen por el consumo de drogas para que sea más fácil identificar la mejor forma de recuperarse de una adicción.

El papel de la familia en el proceso de rehabilitación

El papel del entorno familiar en la recuperación de adicciones es crucial para los pacientes que sufren algún trastorno por dependencia. Cuando el consumo de drogas o el abuso de una conducta se convierte en un problema de convivencia, no afecta sólo al individuo responsable, sino que incide también en todo su entorno. Por ello, hay que tratar conjuntamente a la familia del adicto y poder así restablecer esos lazos dañados por el consumo.

La familia debe entender y comprender cómo funciona el trastorno adictivo y cómo éste, altera a nivel emocional y psicológico al paciente. De esta forma, tendrán una visión más clara y les será menos complicado ayudarle a dejar la adicción. Por otra parte, la unidad familiar es un espacio en el que se sufre directamente los efectos del consumo de drogas. Con lo cual, debe intentar crearse un entorno de confianza y desahogo donde empezar a construir una nueva vida.

Señales de advertencia ante una adicción

El consumo de drogas es uno de los peores problemas que puede llegar a sufrir una familia. No sólo por lo que representa, sino también por todas las consecuencias indirectas y derivadas que se pueden suceder por un caso de abuso de sustancias.

Cuando el consumo de alcohol u otras drogas se convierte en una adicción, puede arruinar la vida de la persona afectada. La adicción es una enfermedad que puede destruir el tejido de confianza esencial en una familia. Por lo que la detección y la intervención temprana son básicas para garantizar la rehabilitación y la vuelta a una vida normal.

Las señales que indican que una persona sufre una adicción son:

  • Alteraciones fisiológicas (insomnio, ojos enrojecidos, mucosidad, sudoración, etc.)
  • Cambios emocionales repentinos y constantes
  • Cambios en la asistencia escolar o en el trabajo y las calificaciones
  • Pérdida o ganancia inexplicable de dinero
  • Deterioro de las relaciones sociales
  • Cambios de humor o personalidad hacia la negatividad
  • Desaparición de medicamentos en el botiquín
  • Dejadez del aspecto físico

Características de una persona dependiente

El consumo de sustancias psicoactivas es un fenómeno que está presente en la sociedad y es más habitual de lo esperado. A raíz de este hecho, el perfil de una persona dependiente es el de un individuo que consume drogas de manera recurrente. De modo que tarde o temprano, acaba padeciendo una adicción y que le provoca una dependencia tanto física como mental hacia la sustancia.

La drogodependencia puede ser el resultado de una gran variedad de situaciones y circunstancias. Por lo que, establecer un perfil de persona dependiente puede ser complejo. Sin embargo, hacerlo puede significar un gran paso para encontrar la mejor solución para ayudar a una persona a dejar la adicción.

Las características más comunes de una persona que consume drogas son:

  • Principalmente hombres
  • Entre 20 y 50 años
  • Inicio del consumo en la adolescencia o la edad adulta temprana
  • Consumo habitual de alcohol y/o de cocaína y heroína
  • Tiene un nivel socio-educativo medio
  • Cuenta con un trabajo estable
  • Personas casadas en el caso del alcohol. Solteras en el caso de consumo de otras sustancias
  • Consume para cubrir carencias y frustraciones emocionales
  • Cuenta con una personalidad desequilibrada. Baja autoestima, poca tolerancia hacia la frustración, inestabilidad emocional, dependencia racional, poca autoconfianza y dificultad para establecer límites
  • Inicio al consumo por rebeldía o por necesidad de socialización

Autoengaños en adicciones más habituales

Son muchas las frases que se utilizan para los autoengaños de los adictos a alguna sustancia. Y cuanto más tiempo se lleva consumiendo, más difícil es eliminarlos. Es importante que, tanto la persona que debe dejar la adicción como su familia, permanezcan atentos a todo lo que dice el enfermo para identificar las autojustificaciones y así poder tratar de rebatirlas.

Algunos de los autoengaños más comunes cuando se padece una adicción son:

  • Yo cuando quiero consumo y cuando no quiero, no consumo. Indicando una falsa sensación de control sobre el consumo.
  • Tengo mucho aguante al alcohol, necesito más para que me haga efecto. No es un efecto de inmunidad al alcoholismo como generalmente se le llama, sino de autoengaño. Y, además el entorno social suele estimular y aplaudir el consumo.
  • Yo no soy adicto a las drogas, esos son los que están en la calle que piden para consumir, yo no estoy en esa situación por lo que no tengo problemas de drogas. Se asocian problemas de dependencia con etiquetas de consumidores socialmente rechazados, negando tener problemas.
  • No soy alcohólico, puedo dejarlo cuando quiera. No me hago daño, ni se lo hago a nadie. Esto permite una desconexión emocional del adicto consigo mismo y con otras personas.
  • Yo no tengo problemas, la gente con la que salgo consume lo mismo que yo y no tiene problemas. Normalmente, una persona no empieza a consumir solo, sino que lo hace con otra gente. Por eso cuando empieza a tener problemas de adicción, lo niega y lo justifica en los demás. Si ellos que son con los que empezó a consumir están bien, el también.

CCAdicciones es un centro de rehabilitación de drogas especializado en adicciones y dependencias. Contacta con nosotros y te ayudaremos a iniciar un proceso de desintoxicación para volver a tu vida anterior.

Primera consulta gratuita

Pide ahora una primera cita gratuita y sin ningún compromiso. Te llamaremos para concertar día y hora.


    Acepto la política de privacidad de esta web.

    El lugar que necesitas para reempezar

    Volver arriba